La traducción de “feedback”

por | Mar 31, 2021 | Cambio, Traducción | 0 Comentarios

LA TRADUCCION DE “FEEDBACK”

Hay traducciones que nos ponen los pelos de punta sin previo aviso. La oyes, o la lees, y el ceño se frunce solo. En el caso que nos ocupa, la traducción del feedback de un compañero sobre la gestión de un proyecto como “retroalimentación” me eriza hasta la punta de las pestañas. Sin saber muy bien por qué.

Pongámonos el teléfono por montera, aprovechemos el primer sol primaveral y partamos a la caza de la etimología de la palabra feedback. Bueno, pues Shakespeare no tenía ni la menor idea de lo que era un feedback: la palabra es decimonónica total. Nace con el significado del retorno a la entrada de una parte del flujo de salida de una máquina o de un sistema. “El circuito secundario de un transformador está conectado por un circuito de retroalimentación al circuito primario”.

Desde el principio la retroalimentación puede ser positiva o negativa, siendo más interesante para el sistema una retroalimentación negativa, ya que le confiere mayor estabilidad. Un ejemplo de las malas consecuencias de la retroalimentación positiva son los pitidos de los micrófonos o los acoples de los sistemas de sonido.

En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la retroalimentación se convierte en realimentación: parte del flujo de salida del sistema se reintroduce intencionadamente en la entrada, creándose un circuito o bucle, y con él, el nacimiento de la automática y los procesos de mejora continua.

Vuelta a la normalidad: la traducción de feedback por realimentación de un sistema ya no crea reacciones involuntarias. Sin embargo, cuando un compañero de trabajo o de taller o de curso, el jefe o un amigo, hace un feedback ¿hablamos de retroalimentación, realimentación, comentario, crítica constructiva, crítica eficaz, crítica a secas? ¿Cuál sería la buena traducción de feedback en este caso?

Quizá podemos apostar por una palabra mezcla de los orígenes del feedback con la idea de transformación: el retorno. Un retorno memorable es el de los Hobbits a La Comarca después de haber vivido todas sus aventuras en el mundo de los Grandes. Sus encuentros y aventuras han cambiado su visión de mundo y de los otros, les han hecho progresar por senderos hasta entonces desconocidos para los Hobbits: no han perdido su alegría, buen humor, naturalidad y espontaneidad aun después de haber ganado un barniz de prudencia, experiencia y madurez.

Su cambio está presente en el reencuentro con Sarumán y Lengua de Serpiente, convertidos en déspotas de la Comarca. Los Hobbits escuchan atentamente sus razones, cuestionan sus propias acciones y su parte de responsabilidad en la situación y proponen una solución pacífica y generosa a ambos malhechores. Sarumán y Lengua de Serpiente perseveran en su razonamiento y no atienden razones, lo que provoca el último enfrentamiento de El Señor de los Anillos.

Para emitir un buen retorno son necesarios una escucha atenta, un cuestionamiento interno, un análisis objetivo y una visión generosa. El que acepta el retorno, acepta entender y progresar en los puntos débiles y el cuestionamiento de ciertas certezas, pero se ve confortado en sus puntos fuertes y motivado para seguir adelante, lo que no era el caso de Sarumán ni de Lengua de Serpiente.

¿Estáis de acuerdo con la palabra retorno para traducir feedback en el ámbito profesional? ¿Tenéis otra preferencia?

 

 

 

Nuestro blog es abierto y respetuoso. Por favor, aplica nuestra Política de comentarios