GRAFOLOGÍA PARA PRESELECCIÓN Y RECLUTAMIENTO

por | Feb 2, 2021 | Grafología, RRHH | 0 Comentarios

CÓMO APOYA LA GRAFOLOGÍA A LOS PROCESOS DE PRESELECCIÓN Y RECLUTAMIENTO

 

 

La grafología proporciona un magnífico apoyo técnico para los departamentos o responsables directos de preselección y reclutamiento. Bien lo saben en Francia, por ejemplo, donde la inmensa mayoría de las compañías imponen la prueba grafológica en sus procesos de selección de RRHH.  

Para las medianas y grandes empresas es habitual recibir decenas, incluso centenares de candidaturas que optan a un mismo puesto. Qué os vamos a contar, bien lo sabéis. 

Continúa entonces el arduo proceso que sigue a la publicación de la convocatoria. Valoración de currículums, perfiles, trayectorias, referencias, posibles recomendaciones, entrevistas, informes psicológicos… Horas y más horas de trabajo, esfuerzo y mucha responsabilidad. Es en esta área donde se sitúa el análisis grafológico como herramienta de apoyo importantísima, en ocasiones determinante. 

Un análisis riguroso de las escrituras de los candidatos asegura al menos estos resultados: 

  • Descarte objetivo y eficiente de los candidatos que ofrecen escasas o nulas habilidades sociales, éticas o puedan llegar a la agresividad. Un filtro rápido y garantista; se trata de asegurar unos mínimos exigibles a cualquier trabajador que se vaya a incorporar a una plantilla o un equipo. 
  • Ahorro de costes en tiempo y presupuesto para los responsables del proceso. 
  • Recomendación objetiva del candidato o los candidatos (1-2) que mejor se adecúan al puesto vacante, en función de los requerimientos del mismo, a partir del profesiograma grafológico. 
  • Informe extenso y muy completo de evaluación del candidato que mejor se adecúa al profesiograma grafológico; incluirá aspectos positivos y negativos reseñables en relación al puesto para el que opta. 
  • Relación de los candidatos que presentan buenas aptitudes y actitudes, interesantes por su perfil, su tipo de talento o sus competencias intelectuales y sociales para otros puestos en el futuro. 

El grafólogo puede intervenir en uno o dos momentos distintos del proceso de selección. Dependerá de la empresa su mayor o menor implicación o su margen de actuación: puede realizar su informe de evaluación de uno o varios candidatos preseleccionados por la compañía o, por el contrario, actuar con plena autonomía y confirmar a los responsables en su elección previa o, de pronto, descubrir una posibilidad que habían pasado por alto o habían contemplado desde otra perspectiva. 

La principal aportación de la grafología a la selección y gestión de equipos y personal es que llega donde ninguna otra técnica lo hace: al inconsciente del individuo. El grafólogo identifica y estudia nuestros gestos puramente inconscientes, los que todos dejamos al escribir, esos que escapan los test psicológicos y entrevistadores, donde el candidato está alerta y preparado.  

Cuando nos sentamos a escribir 10 o 15 líneas y firmamos, no tarda en aflorar nuestro inconsciente. Si intentamos sujetarlo, no sólo nos costará terminar el escrito, también nos resultará difícil entregarlo por no reconocerlo como propio y nos arriesgamos a que el grafólogo advierta y ponga en duda nuestra buena fe.  

Los informes grafológicos aplicados a preselección y reclutamiento, desde luego, carecen de valor vinculante. Constituyen un magnífico complemento, una herramienta de apoyo rápida, certera y accesible en medios y presupuesto. Toda la capacidad de actuación y decisión está en los responsables del proceso. En ocasiones el propio equipo de gestión cuenta con un grafólogo, en ocasiones prefiere recurrir a un profesional externo. La confidencialidad, la objetividad y el rigor están asegurados también en este caso. 

 

Nuestro blog es abierto y respetuoso. Por favor, aplica nuestra Política de comentarios