​CULTURA DIGITAL POR AQUÍ, CULTURA DIGITAL POR ALLÁ…. PERO ¿QUÉ ES LA CULTURA DIGITAL?

 

No sé quién eres, querido lector, ni siquiera cuántos eres, pero sé que en cuanto seamos tú y yo, ya tenemos dos comprensiones diferentes de la cultura digital. Si has buscado un poco en Internet (como yo antes de escribir estas líneas), habrás encontrado tantas definiciones y explicaciones de cultura digital como páginas web hayas visitado.  

La UNESCO engloba en la definición de cultura todo aquello que permite caracterizar un grupo social: las artes y las letras, las tradiciones, sistema de valores, creencias, leyes, sistema político, etc. La cultura la componen todas las convenciones que cada grupo social crea para entenderse y convivir en paz, pero también para protegerse de un medio ambiente hostil o de otros grupos rivales 

Nuestra cultura la aprendemos con nuestros padres en casa cuando damos las gracias por un regalo o damos los buenos días al panadero. En la escuela aprendemos el alfabeto y nuestras convenciones de lectura y escrituranuestras raíces fenicias, cartaginesas, griegas, romanas y árabes, nuestros clásicos de la Antigüedad y del Siglo de Oro, cómo se mide el paso del tiempo gracias al reloj y hasta el sistema métrico decimal para contar y medir todos de la misma manera. 

En otros centros de estudio aprendemos las convenciones para escribir una carta comprensible para el destinatario, el código de la ruta para conducir respetando la ley, cómo redactar nuestro currículum vitae para presentar además de la trayectoria profesional las competencias adquiridas durante la misma o las reglas contables para que Hacienda no nos pegue un palo. 

Pero entonces, ¿dónde y cómo aprendemos la cultura digital? 

Lo digital, la generación millenial lo conoce de toda la vidaha visto el aspa para salir de las aplicaciones desde su infanciaha creado cuentas personales en redes sociales desde su adolescencia y no necesita agendas o anuarios porque todo lo guarda en el calendario de su smartphone. Los que pertenecemos a generaciones anteriores la cultura digital, la hemos aprendido a salto de mata: desde cómo reservar un viaje on-line hasta abrir nuestro espacio en las compañías de agua o electricidad para recibir nuestras facturas o preinscribir a nuestros hijos en el colegio también en línea.  

Todos los días aprendemos a buscar los indicios de un video anónimo llegado via WhatsApp para descifrar si es de verdad o una falsificación antes de reenviarloAlgunos habremos recibido virus en nuestra mensajería personal y sabemos cómo leer la cabecera de un correo electrónico su objeto para destruirlo antes de ser infestados de nuevo por un caballo de Troya o plaga tecnológica similarLescritura de una web está condicionada por la SEO, sigla indescifrable convertida en “palabro para describir la optimización de ser encontrado por los motores de búsquedaescribir o leer un correo electrónico correctamente es fundamental para evitar malos entendidos profesionales.  

¿Es suficiente saber teclear las palabas de una búsqueda en Internet para obtener resultados pertinentes o es necesario conocer los operadores de búsqueda afín de profundizar y no contentarse de los primeros resultados del buscador? Utilizar las redes sociales para promover nuestro negocio o encontrar candidatos para un puesto, ¿es cultura digital u oficios específicos que se aprenden a base de estudiar y experiencia? 

Sentirse cómodo con la creación de cuentas y perfiles para utilizar las compras on-line, comprender la utilización de las cookies y cómo personalizarlas, cómo personalizar la publicidad que llega a nuestras pantallas, cómo mantenerse al tanto de los cambios efectuados por las aplicaciones que utilizamos cada vez que un nueva actualización es descargada, qué consecuencias tienen las reglas sobre protección de datos personales… son el pan nuestro de cada día de los utilizadores de Internet.

Entonces, querido lector, ¿estás bien preparado para responder al desafío de la cultura digital 

Nuestro blog es abierto y respetuoso. Por favor, aplica nuestra Política de comentarios